• Fernando Suarez

Lenguaje inclusivo

Nací en una realidad en donde saltar la soga; jugar con otra cosa que no fuesen coches, soldados, armas o incluso con niñas; practicar y gustar de otras actividades fuera del fútbol, era considerado como algo anormal (e incluso vergonzoso) para un niño.


"Sé un hombre"

"No seas maricón"

"Actúas como una nena"


Algunas de las típicas frases que uno ha ido escuchando a lo largo de la infancia y adolescencia.


Estamos contaminados y contaminadas. Ni contaminad@s, ni contaminadxs.


Estoy introduciéndome poco a poco al lenguaje inclusivo y te voy a contar por qué.


Hoy en día estoy viendo cada vez más seguido que está cambiando la forma de expresarse. Sobre todo en el ámbito en el que me muevo: el artístico, en donde la mayoría de participantes son mujeres, creo que esto es dado a que ellas nunca han sido criadas para bloquear sus emociones, o impedir sus impulsos sensibles.


Y están faltando hombres en este universo.


Pero creo que no sólo por causa de esto que acabo de decir, sino porque también las cosas se están dando vuelta 180°, exactamente del lado opuesto. Y hay que frenar esto rápidamente.


Cada vez empiezo a escuchar más palabras de referencia femenina ante grupos mixtos. Así como durante muchísimo tiempo hablamos en masculino, hoy la tortilla se da vuelta, y estamos pasando del otro lado.


Incluir no se trata de eso, lo que estamos haciendo con esto es excluir al généro masculino, como durante mucho tiempo lo hemos hecho con el femenino.


Al utilizar estas referencias femeninas dentro de un grupo mixto, pareciera que nos estuviésemos redimiendo de tantos años de masculinización, hasta nos da cierto resquemor decir eso frente a un participante hombre (me ha pasado) por miedo a que le caiga mal, o que no se sienta identificado (y de seguro que así será, así como lo ha sido con las mujeres cuando se les trataba -y se les trata- en masculino), entonces lo que aquí está sucediendo es un nuevo conflicto. Y otra vez conflicto en lugar de solución.


Incluso hasta he escuchado "las mujeres han aguantado mucho tiempo referencias masculinas, (como por ejemplo decir -nosotros-), ahora que los hombres se aguanten que digamos -nosotras-". Y otra vez la guerra, ¿aún no hemos llegado al hartazgo con esto?


Lo citado más arriba no es un argumento válido. No es un argumento que ayude a la inclusión. Al contrario, es un argumento que ayuda a la división, asímismo comprendo perfectamente que es una consecuencia normal luego de tantos años de "aguantar". Pero ahora que las cosas están cambiando, no me gustaría que todo esto se transforme en la otra cara de la moneda y que exista toda una parte de la humanidad que deba "aguantar" sólo porque la otra parte lo hizo durante mucho tiempo. ¿O se trata de una reacción vindicativa? Si es eso, habría que cuestionarse muchas cosas.

La PNL (Programación Neuro Lingüística) ha puesto claramente a la luz la fuerza creadora de las palabras. No hace falta ir tan lejos para corroborar que al haber utilizado siempre referencias masculinas en los puestos de poder -por ejemplo-, la mayoría de las personas que ejercen esos puestos sean hombres. Y claro, ¿qué les parece que va a pasar si nos vamos al otro extremo? Simple, excluiremos a los hombres. Que es lo que está pasando, insisto, al menos en mi ámbito. Y el futuro será el mismo (con algunas pequeñas diferencias) pero nunca igualitario, equilibrado, ni inclusivo.

Porque, si vamos aún más lejos, no sólo existen hombres y mujeres como tal. Es un buen momento ya para empezar a abrir el abanico de la comprensión (recomiendo fuertemente este vídeo sobre diversidad sexual y género https://www.youtube.com/watch?v=1QbTZYiQ6BA).


Por todo esto, he decidido comenzar a practicar el lenguaje inclusivo.

Quiero formar parte de una futura realidad en donde nadie tenga que escuchar jamás:


- "Eres débil o inútil como un hombre"

- "Te comportas como un varón"

- "Las mujeres no deben llorar"

- "Las mujeres debemos llevar todo adelante porque estamos solas"

Entre otras frases de mierda que van a marcar una nueva generación de personas divididas.


Porque eso es lo que va a pasar. ¿Ven alguna diferencia con los últimos años? Yo no. Y no quiero eso. Si hasta el momento he decidido no tener descendencia, una de las razones principales es que no me gusta cómo funciona esta estructura, repleta de sinsentidos y de preconceptos que nos pueden (y que nos han hecho) cagar bastante la existencia y el comportamiento en esta sociedad.


De mi parte haré todo lo que esté a mi alcance para evitar una situación que veo venir muy claramente.


Y mujeres, permítanme decirles que ustedes han pagado muy caro estos años de machismo y modelo masculino. Pero no se vayan hacia el otro lado porque allí sufrirán lo que hombres como yo (y como muchísimos más) hemos tenido que soportar, sin tener ni idea de cómo reaccionar, o de cómo comportarnos, ni del rol que teníamos que ocupar en tal o cual situación. Cuidado, esto no se trata de ponernos en modo víctima ni de defender a ningún género, estoy hablando de que bajo un modelo único de comprensión y creación de nuestro entorno, ambiente y realidad, las dos partes sufrirán consecuencias complicadas, justamente porque somos, al menos, dos partes.


Les dejo este vínculo hacia la página de las Naciones Unidas que da consejos y orientaciones para implementar poco a poco un lenguaje inclusivo. Los ejemplos son muy interesantes.

https://www.un.org/es/gender-inclusive-language/guidelines.shtml


Y otro de Wikipedia muy bien escrito y explicado.

https://es.wikipedia.org/wiki/Lenguaje_no_sexista



© Fernando Suarez Teatro | Valencia, España | fernandosuarezteatro@gmail.com | Tel 644 522 421 | Todos los derechos reservados 2019/20

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now